miércoles, 26 de abril de 2017

LA VIDA...


La vida es una eterna paradoja,
el tiempo retenido de un instante,
el llanto, la sonrisa, la congoja,
que carga en su mochila el caminante.

La vida es el otoño de la hoja
que cambia de color y de semblante;
se muestra tan sutil y se sonroja
tratando de alegrar al vacilante.

La vida es el latido de la tierra,
el verso apasionado que en la boca
proclama de la sangre la inocencia.

La vida es la alegría que se aferra
al tierno corazón que se desboca
por culpa del amor y de su esencia.

Rafael Sánchez Ortega ©
22/04/17

martes, 25 de abril de 2017

CAMINABA...


Caminaba con su porte distinguido
bajo el manto complaciente de la luna,
no sabía si sus pasos le llevaban
a una vida más sencilla que la suya.

Caminaba con el rostro alborotado
y en las piernas ya sentía la tortura,
muchos días de camino recorrido
y en el alma la esperanza muy desnuda.

Caminaba por senderos y cañadas
como un hombre soñador y sin cordura,
no temía los ataques de los lobos
ni del zorro adulador en su lujuria.

Caminaba con el niño de la infancia
reclamando sus juguetes y locura,
a ese dios que le veía tan distante
en las nubes de algodón sobre la bruma.

Caminaba por riberas y marjales
con el sol y las estrellas como brújula,
no quería indicadores de caminos
ni los mapas de las gentes tan sesudas.

Caminaba en el silencio de la noche
entre campos de algodón y sepulturas,
porque en ellos las azadas trabajaron
y llevaron su clamor hasta las tumbas.

Caminaba y escuchaba las cigarras
y soñaba con volver pronto a su cuna,
retornando con sus pasos tras las huellas
al amor y a la inocencia que le apura.

Caminaba con el tiempo detenido
deseando que existiera la fortuna,
ese soplo inesperado que la vida
a los hombres les excluye de amargura.

"...Caminaba con sus versos y poemas
por la vida tan austera y tan oscura,
era un hombre con un niño caminando,
un poeta, simplemente, con su pluma..."

Rafael Sánchez Ortega ©
21/04/17

lunes, 24 de abril de 2017

DE NUEVO ME DECÍAS...



De nuevo me decías que el frío te calaba
y penetraba hasta tus huesos,
que te sentías vacía y rota
con el alma tirada por los suelos
como un espejo destrozado
y mostrando a todos tu miseria.

Yo te escuchaba en silencio
mientras te miraba y tomaba
tus manos para llevarlas un poco de calor,
un latido de mis dedos a tus dedos,
y un rayo de esperanza que hiciera
huir ese frío de tu alma y recomponer
el espejo de tu vida.

Porque la batalla no estaba perdida
y esta derrota que sentías era simplemente
una reflexión ante lo absurdo
de todo lo que te rodeaba.

Por eso te animé y empezaron mis labios a decirte
que no dejaras que el miedo cerrara tus ojos
y que lucharas, 
que volvieras a esa lucha diaria
por la vida,
que tomaras la mano de aquellos que te quieren
y soñaras,
volaras alto y te dejaras llevar por el viento
y por los sueños
igual que los cometas, en la playa,
de mano de los niños.

Porque, en realidad, había una niña en ti,
como hay un niño en todos nosotros,
que quiere seguir soñando y buscando
ese resquicio de luz, ese reflejo de paz,
y ese mundo de amor que, como una utopía,
se resistía a llegar hasta tu lado.

...Tú me miraste incrédula, como esa persona
que se despierta tras un largo sueño.
Sentías mi mano tomando la tuya,
mis dedos acariciándote
y unos labios hablándote
y diciéndote que sí, que adelante,
que podías hacerlo,
que en la vida estaba todo eso que buscabas
con tanto afán desde niña;
y es que el amor, incubado desde la infancia,
precisaba ahora la respuesta
de otro sentimiento, que viniera hasta tu lado,
y te dijera "sin palabras", todo aquello
que ansiabas y precisabas.

"...La vida es hermosa, te dije,
a pesar del frío, y quizás éste,
y los temblores y estremecimientos
que deja en el cuerpo,
son el mejor medio para buscar
el amor a través del candor y las caricias
del ser amado,
que pueden estar muy cerca,
tanto que muchas veces no somos capaces
de sentir la mano que toma la nuestra,
el dedo que nos acaricia
y el labio que nos besa..."

Rafael Sánchez Ortega ©
20/04/17

domingo, 23 de abril de 2017

BUSCABAS...


Buscabas un perdido pentagrama
en el jardín doliente de la vida,
querías esa música que inflama
y deja a la pupila humedecida.

Buscabas la palabra que proclama
la frase tan ansiada y tan querida,
aquella que no siendo un telegrama
te dicta el fiel laltido de la vida.

Buscabas el sentido irreverente,
el beso y el candor desenfrenado,
de un tierno corazón que ya impaciente
quisiera, como tú, saberse amado.

"...Pero era una ilusión lo que soñabas:
buscabas y, a la vez, también llorabas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
19/04/17

sábado, 22 de abril de 2017

SE DURMIERON...


Se durmieron tus besos
con la helada y rocío,
y también la alborada
se tiñó de amarillo.

Ahora yo los reclamo
con pasión y sigilo,
y te mando mis besos
recogiendo un suspiro.

Es bonito mirarte,
compartir tu cariño,
para luego, muy juntos,
caminar hacia el río.

Buscaremos las aguas
con su avance tranquilo,
y también los remansos
con algún remolino.

Se durmieron los elfos
y la magia no quiso
continuar con las hadas
por el bosque infinito.

Eran todo leyendas,
vaguedades de niños,
retahila de ancianos
que tomaron de libros.

Porque en ellos los ciervos
se mostraban altivos,
y los lobos audaces
con sus grandes colmillos.

Fueron días de sueños,
de susurros benditos,
con aroma en las almas
y recuerdos prendidos.

"...Se durmieron los hombres
tras la copa de vino,
embriagados de esencia
por un sueño vivido..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/04/17

viernes, 21 de abril de 2017

POR UNA CARRETERA...


Por una carretera
caminan dos borricos,
el uno lleva lana
y el otro carga vino.

Los lleva con su paso
un joven pastorcito,
salido de la infancia,
con pecas y con rizos.

De pronto se detienen
al borde del camino,
allí, junto a la fuente
y el agua de su grifo.

Se mojan el bigote
y toman un sorbito,
los burros del relato
que son muy comedidos.

Por esa carretera
se cruzan dos amigos,
un tanto empalagosos
por ser muy resentidos.

Escapan del colegio
compuestos y sin libros,
diciendo muchos tacos
por ser así más limpios.

Entonces nuestro joven,
con burros y sencillo,
aviva bien su paso
no quiere un estropicio.

Los otros, muy frustrados
maldicen al obispo,
y culpan de sus penas
a todos los ministros.

"...Resumen de una tarde
de estudio y sacrificio,
hay seres que trabajan
cuando otros son los indios..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/04/17

jueves, 20 de abril de 2017

ES DIFÍCIL DE IGNORAR...


Es difícil de ignorar
el saludo de una estrella,
con su luz parpadeante
y caricia muy serena.

Tú la miras y devuelves
el saludo que te llega,
y también le envían besos
tus pupilas tan traviesas.

Es de noche muy cerrada
y las sombras cobran fuerza,
todo es bruma y el silencio
es el dueño de la orquesta.

Sin embargo tú sonríes
porque sabes que el problema
no son luces ni solsticios
ni una nueva primavera.

Una estrella ha saludado
y allí tienes la respuesta,
la alegría de unos ojos
y el farol de atalayera.

Esa estrella vigilante
marca el rumbo sin sorpresas,
y te muestra los caminos
que te lleven a la aldea.

Canta el búho en la distancia,
la cigarra no se altera,
ellos siguen con su vida
en la noche ya tan negra.

Pero sientes los latidos,
corazón, y están tus venas
bombeando bien la sangre.
que ilumine tu tristeza.

"...Es por eso que suspiras
y de pronto, te despiertas,
hay un beso entre los labios
de una estrella muy traviesa..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/04/17