domingo, 6 de agosto de 2017

INTENTARÉ SEGUIR CON MI NAVÍO...



Intentaré seguir, con mi navío,
a pesar de los vientos y galernas
para llegar con vida hasta ese puerto
donde el hogar y esposa allí me esperan.

Remaré sin descanso en esta vida
sorteando las brumas y las nieblas,
como antes lo hicieron mis ancestros
en el largo camino a la Barquera.

Quiero decir que sigo mi destino,
a pesar de los cruces y cunetas,
intentando tardar el menos tiempo
para encontrar la puerta bien abierta.

Pero sé bien el paso de las horas
y ese peso callado de la ausencia,
que oprime y atenaza a nuestras almas
restando los segundos de la vuelta.

Alguna vez mi barca fue un juguete,
un cormorán secándose en la arena,
una gaviota fiel, como las olas,
y un cascarón de nuez en la pecera.

Aunque también la barca de mi vida
pudo tomar los versos de la tierra,
como juntar heridas invisibles
en rosas marchitadas y violetas.

Un día llegará, nunca lo dudes,
en que la barca atraque a la ribera,
logrando que atrás queden temporales
a cambio de las rimas de un poema.

Entonces sonarán muchas campanas
y se abrirán ventanas y las puertas,
cerradas por los miedos y silencios,
de tantas fantasías y leyendas.

"...Intentaré seguir, con mi navío,
dijo una voz, buscando su respuesta,
pero era yo la voz del que gritaba
en medio de la vida y la tormenta..."

Rafael Sánchez Ortega ©
30/07/17

8 comentarios:

  1. Preciosa metáfora de la vida: un viaje, una barca, una llegada... Hermoso amigo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ver todo eso Paty.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me ha encantado esta entrada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y comentario, Anna.
      Besos.

      Eliminar
  3. Tras la tormenta, el hogar el mejor refugio.
    Besos.

    ResponderEliminar